Con Finabien, paisanos en EU envían dinero con 82% menos de comisión

Ciudad de México. De poquito en poquito, una migrante que trabaja duro en Estados Unidos para mantener a sus hijos en México engorda los bolsillos de las remesadoras (empresas especializadas en envíos de dinero) con 500 o 600 dólares cada año.

El mercado de las remesas es un muy apetitoso pastel que, en el caso mexicano, superó 63 mil millones de dólares en 2023. Una buena rebanada se queda en la multitud de empresas que llegan a cobrar comisiones de 23 o 24 dólares por servicio, sin contar con que en ocasiones ofrecen un tipo de cambio que no favorece al usuario.

Frente a ese panorama, el 1º de mayo de 2023 se anunció el lanzamiento de la Tarjeta Finabien, que permite mandar dinero con un costo de 3.99 dólares y ofrece al usuario otros servicios financieros, que incluyen pagos de servicios, transacciones, recepción de nómina y un seguro de gastos funerarios que cubre el traslado de los restos de una persona fallecida en Estados Unidos a su lugar de origen.

La responsable es una institución creada por decreto presidencial, la Financiera para el Bienestar, que en 2022 remplazó a Telecomm (Telégrafos de México), con tres encomiendas: potenciar el envío y recep-ción de remesas, conjuntar créditos y promover el ahorro popular.

Rocío Mejía, directora general de Finabien, explica que para ofrecer este servicio el gobierno buscó un aliado financiero y tecnológico y lo encontró en la empresa de servicios financieros Broxel.

La Tarjeta Finabien, que puede ser adquirida a través de una aplicación (www.gob.mx/finabien) o en los consulados de México en Estados Unidos, ofrece mandar dinero con una comisión hasta 82 por ciento menor al de algunas remesadoras privadas, según explica José Luis Antón, ejecutivo de Broxel.

Actualmente, se han distribuido 76 mil tarjetas en Estados Unidos y 205 mil en México, como informó Mejía en la conferencia matutina presidencial del lunes pasado. Aunque se trata de una presencia modesta si se considera el tamaño del mercado, es un hecho inédito, porqueaun cuando han existido otros proyectos, incluso de otras instancias del gobierno, nunca arrancaron.

La tarjeta ya opera, sí funciona, y la gente ya la está haciendo suya allá en Estados Unidos, asegura la directora de Finabien.

Para Antón, la Tarjeta Finabien rompe un paradigma muy importante, que es la apertura de una cuenta en Estados Unidos. Un hito que nunca había logrado el Estado mexicano: cuentas emitidas en dólares donde pueden recibir la nómina, un medio de pago que pueden utilizar en el día a día, como estamos viendo con las más de 70 mil tarjetas que ya están funcionando.

–¿Es una manera de desalentar, por así decirlo, los abusos en los costos de envío y en el tipo de cambio que ofrecen empresas privadas?

–Se trata de ofrecer una alternativa frente a los abusos. Cómo facilitamos, cómo abaratamos y cómo generamos confianza para que se hagan transferencias a través de la tarjeta de la Financiera del Bienestar.

En su sitio web, Finabien resume sus beneficios: con tu tarjeta podrás recibir dinero desde Estados Unidos al instante y de forma segura; pagar donde sea; mandar y recibir transferencias interbancarias.

Finabien tiene presencia en gran número de comunidades alejadas y pobres a las cuales no llega ningún banco. En muchos de esos lugares aún opera la remesa tradicional (la gente acude a una sucursal y cobra en efectivo el dinero que le envía el familiar), aunque cada vez se avanza más en la modalidad digital.

Uno de los mayores retos de esta alternativa para abaratar las remesas es que las comunidades mexicanas en el exterior conozcan su existencia y la utilicen.

Nos reunimos con el cónsul y nos dijo que esa labor no le corresponde,que en todo caso Finabien podía mandar gente y que él les ofrecía un espacio para promover la tarjeta, cuenta un activista migrante.

Rocío Mejía reconoce que han encontrado barreras en los consulados, aunque algunos funcionarios sí han colaborado de mane-ra entusiasta.

Promoción en el exterior

Conocedora de esta situación, la canciller Alicia Bárcena (futura titular de Medio Ambiente), planteó la posibilidad de que la Secretaría de Relaciones Exteriores contrate personal para la promoción y atención de un paquete de programas prioritarios del gobierno (Tarjeta Finabien, trámites del SAT y gestiones con Infonavit y Fovissste).

Los obstáculos burocráticos se brincan porque los interesados solicitan la tarjeta en línea y la reciben en sus domicilios.

Un servicio adicional que ofrece la Tarjeta Finabien es un seguro de repatriación de personas fallecidas en Estados Unidos. Mejía dice que el tema se presentó como una demanda recurrente entre las organizaciones de mexicanos en ese país y que se logró adicionar el servicio de repatriación del cuerpo o las cenizas, además de asesoría legal, por un costo de 372 pesos anuales.

En el corte de caja sexenal, Finabien informó que otorgó 2.8 millones de créditos (por un monto de 46 mil millones de pesos) a través de diversas modalidades y que su labor abarca 177 municipios que no cuentan con servicios bancarios.

En muchos de esos municipios hay un problema adicional, la inseguridad, se le plantea a la directora de Finabien.

La ventaja de la institución que encabeza, responde, es que la gente que trabaja en las sucursales es de la localidad. Pone como ejemplo el caso de Aguililla, Michoacán, que en 2021 estuvo aislado por la violencia criminal. Y dice que Finabien fue la única institución que mantuvo presencia porque la entrega de dinero continuó gracias a los helicópteros de la Guardia Nacional. Ahora estamos trabajando en Frontera Comalapa, donde también hay otro problema fuerte de inseguridad.

En otro frente, se logró la reducción de robos en 60 o 70 por ciento, gracias a una limpia, porque los ladrones contaban con la complicidad de empleados que llevaban mucho tiempo ahí.

En gobiernos anteriores, sostiene Mejía, hubo la intención de aniquilar al Telecomm (antecedente de Finabien) para que dejara de participar en el mercado. El presidente nos ordenó reactivar esa infraestructura pública, de mil 700 sucursales, dotándola de mejores servicios, y empezamos por cambiar el sistema informático, ya obsoleto.