CRÓNICA: Javier May ha comenzado a edificar el segundo piso

Cientos de personas, que entre ratos parecen miles, siguen a Javier May Rodríguez desde sus pueblos y hasta el lugar de las concentraciones en el marco de sus giras de agradecimiento; ya conocen los programas, los proyectos, los apoyos sociales, pero lo quieren ver de todos modos, porque fue el hombre que pasó tocando las puertas de sus casas y les llevó la esperanza.

Eduardo Beltrán

Cientos de personas, que entre ratos parecen miles, siguen a Javier May Rodríguez desde sus pueblos y hasta el lugar de las concentraciones en el marco de sus giras de agradecimiento; ya conocen los programas, los proyectos, los apoyos sociales y saben igualmente de los 50 compromisos, pero lo quieren ver de todos modos, porque fue el hombre que pasó tocando las puertas de sus casas y les llevó la esperanza.
Entre los asistentes a los eventos hay sembradores, pescadores, amas de casa, estudiantes; todos ellos afectados por las políticas neoliberales que arrasaron desde hace más de 20 años con sus comunidades y, de hecho, con sus vidas.

Ya saben de los resultados de los programas federales, pero ahora escuchan con atención al hombre que durante los próximos seis años conducirá a Tabasco por el camino de las oportunidades para hacer “que nadie se quede atrás, y nadie se quede afuera”.
Javier May dice que habrá un programa llamado Sembrando Pesca, o que también se puede llamar Pescando Vida; y un hombre anciano de entre la multitud dice: “sí, sí, ese necesitamos”. El señor, que se mira con alrededor de 70 años, le dice a una mujer que tiene a un lado “que todavía hay tiempo”.

En el sitio, nadie pasa por desapercibido que Javier May es amigo personal del presidente Andrés Manuel López Obrador, que llevó a “buen puerto”, o más bien, a “buena estación”, al mismismo Tren Maya, sin duda una de las obras emblemas de quien hasta ahora despacha en ese edificio histórico de la Plaza de la Constitución sin número, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, en la alcaldía Cuauhtémoc.

Como muchos ancianos conocen al Obrador desde que se metía entre el lodo para resolver sus problemas, tienen la seguridad de que Javier May cumplirá con el segundo piso de la Cuarta Transformación, porque de hecho próximamente comenzará a poner la cimbra para su edificación, visitando casa por casa en el marco de la elaboración de los censos para quienes van a adquirir los nuevos derechos sociales.

Javier May es un convencido de que lo primordial es seguir atendiendo a los más necesitados, por eso es que les dice que los nuevos programas de su gobierno se convertirán en derechos sociales porque serán elevados a rango constitucional, para que nadie los pueda quitar.

Los asistentes al evento escucharon que el censo será las personas adultas mayores de 60 a 64 años, para el programa sembrando pesca estatal, sembrando vida estatal, personas con discapacidad, crédito a la palabra ganadero y de vivienda.

“Por el bien de todos, primero los pobres, así vamos a gobernar”, remarcó el Gobernador Electo al indicar que su administración trabajará para todas y todos, sin excluir a nadie.