Propone historiador fondo para rehabilitar casonas antiguas

El letrado tabasqueño, Ricardo de la Peña Marshall, comentó que sería para que propietarios accedan a préstamos a largo plazo, de tal modo que logren el rescate a través de diversas actividades comerciales y sociales

Eduardo Beltrán

El historiador tabasqueño, Ricardo de la Peña Marshall, aseguró que sería necesario establecer un fondo específico para rehabilitar casas antiguas del Centro Histórico de Villahermosa, con motivo de recuperar este patrimonio y evitar que se deterioren y se derrumben con el tiempo.

En este sentido, explicó que dicho fondo sería para que sus propietarios puedan acceder a préstamos a largo plazo, tal vez a diez años y con intereses mínimos o cero, para lograr de tal modo el rescate a través de diversas actividades comerciales y sociales, tomando en cuenta que es caro mantener una vivienda de estas características y muchos no tienen dinero para hacerlo.

“Pienso que debería haber un fondo específico, tal vez no de la federación, pero sí del municipio; el interés sería municipal y los ingresos que generaría una eventual rehabilitación del centro serían en favor del mismo municipio”. En este sentido, argumentó que el propietario de la vivienda saldría beneficiado al utilizarla para negocio o habitación.

Recordó que el repintado de las casas antiguas es un costo que está absorbiendo el ayuntamiento, y que ahora hay una esperanza con la instalación de hoteles boutique.

“Un fondo desde la comuna, porque a ellos se les reflejaría la oportunidad de reconstruir la ciudad y se iría un poco en contra de la gentrificación, porque el resultado sería positivo para quienes hagan inversiones en el Centro Histórico luego de la rehabilitación de viviendas”, dijo.

Recordó que en Villahermosa hay casas de valor, como la que está a un lado de la casa Siempre Viva en la calle Gil y Sáenz, que tiene un plafón de cobre, con piezas de un metro por un metro policromado que se mandó a hacer en Alemania a comienzos del siglo XX, o la misma casa Siempre Viva con sus vitrales, que igualmente son de comienzos del siglo XX.

“Tenemos casas con detalles muy específicos que vale la pena ponerlas en recirculación, pero desgraciadamente no se crean las expectativas económicas”, dijo.

Recordó que los inmuebles de teja francesa son de finales del siglo XIX y comienzos del XX, y las de teja criolla son posteriores.
Comentó que en el país solo Tabasco, Campeche y el sur de Veracruz tienen casas de teja francesa, y dichos tejados los vuelves a ver en Panamá, Colombia y Venezuela.